jueves, 25 de septiembre de 2014

Canapés de pechuga de pavo

  Siempre he dicho, y los que me conocen lo saben, que no hay que llevar una receta tantos ingredientes para que esté rica; ¿verdad? , y si encima son vistosos, saludables y económicos pues mejor que mejor.
  Estos canapés son ideales en cualquier cena que tengamos con amigos o familiares, os aseguro que quedaréis como reyes. Además de ser económicos, son muy fáciles de hacer. 
  La mezcla de sabores entre la cebolla pochada, junto con el pimiento y la suavidad en su textura junto con la jugosidad del fiambre de pechuga de pavo que en este caso hemos usado las de Campofrío, dado que nos encanta; hace que sean unos bocaditos únicos. Puedes encontrar aquí el pavo y leer aquí un artículo muy interesante sobre los beneficios de comer pimientos rojos, más razones para cocinar con estos productos.
 Y como no lleva mucha grasa, podemos comernos más de uno, y así nuestra conciencia quedará tranquila;  os confieso que me comí cinco de una sentada, no podía resistirme...jejejeje.
  Lo podemos acompañar con una ensalada, así estaremos también cuidándonos un poco, que después de tanto helado comido en verano tenemos que bajar nuestra ingesta de grasas.
  Lo podéis preparar con antelación y guardarlo en el frigorífico en un recipiente, no pierden la textura. Así que si los preparáis me contáis como siempre
Ingredientes:
-una lámina de hojadre rectangular.
-una cebolla.
-tiras de pimiento del piquillo.
-tomatitos cherrys.
-Albahaca.
Preparación:
  Lo primeros que haremos es cortar la cebolla en juliana y pocharla en una sartén con un poco de aceite de oliva, todo esto a fuego lento. Una vez que veamos que la cebolla queda transparente y hecha, reservamos en un colador para que vaya soltando los restos de aceite que haya quedado; reservamos. 
  Extendemos nuestra lámina de hojaldre, y con un cortador pequeño de forma cuadrada (el de galletas o uno pequeño de emplatar os servirá), vamos cortando la masa. La colocamos en la bandeja de horno sobre un papel para hornear, e introducimos en el horno (sin pinchar la masa) precalentado a 190º. El tiempo de horneado es según cada horno, eso sí se hacen rapidito y no podemos dejarlo mucho tiempo. Una vez horneado, como el hojaldre se hincha, con la ayuda de un cuchillo lo abrimos por la mitad con cuidado de que no se nos rompa.
  A continuación añadimos nuestras lonchas de  pechuga de pavo doblándola por la mitad y luego otra vez doblada (tal como se ve en la foto). Colocamos encima unas tiras de pimiento del piquillo, y la cebolla. Colocamos la otra parte del hojadre. En un pincho colocamos un tomatito cherrys y pinchamos nuestros canapés. Espolvereamos albahaca por encima y a degustar estos canapés tan ricos y saludables.
  Si os apetece cocinar con el pavo de Campofrío os recomiendo también esta receta con pechuga de pavo que tienen publicada en la web.
Receta elaborada y fuente  por: Mila.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Bizcocho de agua de melocotón (sin huevo y sin leche).

  Este fin de semana me apeteció hacer un bizcocho en casa, ya va entrando fresquito por Cádiz y no da tanta pereza encender el horno. De vez en cuando tenemos que darnos un capricho y hacernos un buen homenaje para la merienda con algo dulce y casero. En casa somos muy dulceros, pero tengo que tener cuidado en hacer bizcocho cuyos ingredientes lleve mucha cantidad de huevo. Este bizcocho no lo lleva, tampoco lleva leche; sus ingredientes son muy sencillos que siempre tenemos en casa, y lo que más sorprende se hace con agua. ¿Sorprendidos?, pues así me quedé yo cuando descubrí la receta, pero más sorprendida me quedé al probarlo, es un bizcocho muy suave al tacto, muy muy tierno, rico y sobre todo muy jugoso. Yo aproveché el agua de melocotón de Aló comfort que traía la caja de Degustabox, que aparte de tener un sabor muy sutil a esta fruta contiene jugo y pulpa de Alóe Vera. Os animo a que lo hagáis y probéis;  más sencillo imposible, en casa ya se ha quedado en nuestra lista de preferidos. 
INGREDIENTES:
- 250 grs de harina de repostería. 
-1 sobre de levadura química. 
 - 250 ml de agua de melocotón con aloe vera (Aló Comfort) o agua mineral. 
- 1 cucharita de esencia de vainilla. 
-75 ml de aceite de oliva suave o de girasol. 
-120 grs de azúcar blanco. 
PREPARACIÓN:
  Mezclamos la harina y la levadura, tamizamos con un colador grande o tamiz y reservamos. En un recipiente mezclamos el aceite, la esencia, y el agua de melocotón. Añadimos seguidamente el azúcar y unimos bien para que se integren todos los ingredientes. Unimos la harina que teníamos apartada anteriormente y mezclamos ambas preparaciones con un batidor de varillas hasta que todo esté bien integrado, ( quedará una masa líquida).
  Engrasamos con aceite un molde de plum-cake y colocamos papel vegetal, esto nos facilita su desmoldado;  también podéis espolvorear harina sobre el aceite y retirar el exceso. 
  Finalmente agregamos la masa al molde y horneamos con horno precalentado  unos 30-40 minutos a 180º , el tiempo de horneado dependerá de cada horno. O sacamos hasta que al pinchar en el centro del bizcocho salga limpio.
Este rico bizcocho se prepararó con el agua de melocotón de Alo Comfort que venía en la caja de este mes en su especial "Vuelta al Cole"  de Degustabox. ¿No sabéis lo qué es? Pues veréis, es una caja sorpresa de productos novedosos que salen al mercado, cada mes vienen productos diferentes,
y que arriba en el collage podéis ver todo lo que contenía.
  Si quieres recibir una caja sorpresa con productos de gran calidad y nuevos en el mercado tan solo tenéis que ir a su página web pinchando aquí  .
  Y aún no acaba la historia, la caja sorpresa con productos de primera calidad cuesta 14,99 € peroooooo si ponéis este código: KVIXW os saldrá por 9,99 € gastos de envíos incluidos. Vamos una oferta que no os podéis perder.
 Desde las diferentes redes sociales podéis seguirlo:
Receta elaborada por: Nina. 
Fuente: Floruca.

Boston cream (con bizcocho integral)

  Hoy es día 20, y... ¿qué traen los días 20 de cada mes? Pues sí,  Desafío en la cocina. Hemos estado los meses de Julio y Agosto con los desafíos aparcados porque en veranito hay que disfrutar, y así volvemos en septiembre con las pilas cargadas.   Este mes ha tocado preparar una boston cream, la cual preparé con una harina integral. Como nos dio M.Luz carta blanca de hacer la boston cream a nuestro gusto, ésta fue la que hice, no quería alejarme mucho de la receta. Añadí un almibar de vino dulce, y he de decir que la receta original no la lleva, pero los bizcochitos me gustan "empapaos", así que los puristas no os asustéis con esta versión.
INGREDIENTES:
Para moldes de 20cm. de diámetro.
-225 grs. de azúcar.
-200 grs. de harina bizcochona (lleva levadura) y en mi caso integral.
-225 grs. de mantequilla a temperatura ambiente.
- 50 ml. de leche semidesnatada.
- 25 grs. de maicena.
-  4 huevos medianos.
-  1 cucharadita de levadura en polvo.
-  1 cucharadita de extracto de vainilla. 
Para el almíbar de vino dulce:
-100 grs. de azúcar.
-100 ml. de agua.
- Un buen chorro de vino dulce.
Crema pastelera:
-500 ml. de leche.
-100 gr. de azúcar.
-1 cucharada de vainilla líquida.
-40 grs. de maicena.
-4 huevos.
-Un pellizco de sal.
Cobertura de chocolate:
-100 ml. de nata 35% m.g. para postres.
-125 grs. de chocolate en tableta.
-1 cucharadita de mantequilla (le da brillo).
PREPARACIÓN:
  Antes de empezar, os recomiendo que la crema pastelera y el bizcocho los preparéis el día anterior, o en su defecto, por la mañana temprano; para poder hacerla por la tarde noche.
  Preparamos la crema pastelera, poniendo todos los ingredientes en un bol o similar menos el azúcar. Utilicé para batir mi vaso medidor de Pyrex que es genial para medir, tanto líquidos como ingredientes en polvo, pero también podemos darle otros usos cómo el que nos sirva para batir pequeñas cantidades. Añadimos esta mezcla en un cazo, añadimos el azúcar y cocinamos a fuego suave, sin dejar de mover. Una vez espesado, retiramos y lo colocamos en un bol  y cubrimos con film transparente que toque la crema (ver foto de arriba). Una vez frío, guardamos en el frigorífico.
  Ahora el almíbar. En un cazo ponemos todos los ingredientes y lo dejamos cocer hasta que veamos que se hace como una especie de miel líquida. El vino dulce al estar en ebullición, pierde completamente el alcohol.  Reservamos y dejamos enfriar.
  Bizcocho integral. Os tengo que confesar que el molde que utilicé fue de 17 cm. de diámetro, pero me quedó muy alto, por eso os pongo en los ingredientes que utilicéis uno de 20 cm. de diámetro, quedará más bajito y desde mi pinto de vista, más bonito que el mio, no quedé satisfecha con la altura,bueno vamos a ello.  Batimos la mantequilla con el azúcar, obtendremos una mezcla blanquecina y esponjosa. Añadimos los huevos uno a uno, hasta que no esté totalmene integrado, no añadimos el otro; a continuacíón echamos el extracto de vainilla..
  Incorporamos la harina, la maicena y la levadura en polvo pero esto ya sin batidora electrica, lo hacemos con una cuchara de madera o espátula. Cuando esté todo incorporado añadimos la leche, sin que pierda la esponjosidad movemos de nuevo.
  Dividimos la mezcla en dos moldes iguales, e introducimos en el horno precalentado a 180º durante 25-30 minutos (cada horno es un mundo). Sacamos y en caliente lo envolvemos en papel film, para que sude y quede más esponjoso.
  A la mañana siguiente, pinchamos una base de cada bizcocho y pincelamos con el almibar. Cubrimos con crema pastelera y ponemos encima el otro bizcocho.
  Al baño maría, calentamos el chocolate con la mantequilla y con la nata hasta que el chocolate quede totalmente derretido. Cubrimos la parte de arriba de nuestro bizcocho.
  Si queréis saber todas las variedades que han hecho el grupo,  podéis verlo pinchando aquí  y os llevará a ellos.
  Tan sólo nos queda deciros que el próximo mes de Octubre nos toca salado, y el desafío vendrá de la mano de Rocío del blog Chismes y cacharros. Os esperamos el día 20.
Receta elaborada por: Mila.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Mermelada de higos

     Ya estamos de vuelta de las vacaciones, y ayer empezaron los niños a ir al cole. Como siempre decimos cada año; nosotras volvemos con la entrada de ellos al colegio y a la rutina. No me gustan muchos las rutinas, me gusta ir por libre, si no hago una cosa hoy ya la haré mañana; total nadie lo va hacer por mi, ¿verdad? 
  Retomamos el blog con esta rica mermelada de higos: si ya lo sé; algunos diréis que ya no hay higos, pero como no publicamos en verano, queríamos que la entrada de hoy fuera esta que ya se va acabando. Aunque por aquí por Cádiz tenemos más calor que en pleno Julio y Agosto, que por cierto buen veranito fresquito con el poniente hemos tenido este año. 
  Este año nuestra cosecha de higos ha sido muy rica no solo en cantidad sino en calidad, yo no daba abasto con tantos higos y ya que quedaban pocos por salir aproveché para hacer mermelada. Y así guardar para todo el invierno y comerla en tostadas o postres, de cualquier manera está bien rica. 

INGREDIENTES: 
-1.250 grs de higos.
- 450 grs de azúcar blanco.
- 1 cucharada de zumo de limón.
- 1/2 cucharadita de canela molida (opcional)
PREPARACIÓN: 
  Lavamos bien los higos y cortamos la parte del rabito. Sin quitar la piel lo cortamos por la mitad e iremos introduciendo en el vaso de la Thermomix. 
  Batimos 4 segundos en velocidad 4, si vemos que nos gusta más con la piel un poco más triturada volvemos a programar un par de segundos más en la misma velocidad. 
  Añadimos el azúcar; yo suelo ponerle menos de lo que corresponde, pienso que los higos ya está más que dulce de por sí para añadirle más azúcar de la que lleva el propio fruto. 
  Añadimos opcionalmente la canela y el zumo de limón. Programamos 35 minutos 100º, vel 2. Quitamos el cubilete y colocamos el cestillo para que así evapore toda el agua y espese. Una vez terminado el tiempo comprobamos la textura y si la queremos más espesa programamos unos minutos más. 
  Mientras se hace nuestra mermelada, iremos hirviendo tarros de cristal para el envasado unos 5 minutos, sacamos el tarro caliente del agua y colocamos una cuchara en su interior y seguidamente llenamos de mermelada hasta los bordes de la rosca del tarro. Cerramos rápidamente y colocamos boca abajo para hacer el vacío hasta que enfríen por completo. Así podemos conservar nuestra mermelada por un año.
Receta realizada por: Nina.

lunes, 11 de agosto de 2014

Tarta de arroz con leche

   Ya ... ya sabemos que hace mucho tiempo que no publicamos, y es que en verano con los niños en casa pues se tiene menos tiempo para estar con ciertas cosas que en invierno podemos hacer.  Las comidas son más rápidas, porque con las calores no apetece cocinar,  ni de comer incluso. Aunque por aquí por Cádiz, este verano la verdad es que está siendo bastante fresquito, no nos podemos quejar.
  Os enseñamos esta forma de comer el arroz con leche, eso sí pero en tarta. La textura es más compacta claro está, pero para los amantes de este postre seguro que les gustará. 
  Volveremos con nuestra rutina bloguera cuando los niños se incorporen a sus clases, hasta entonces recibid un saludo y abrazo de nosotras dos: Nina y Mila. Sed buenos ¿eh? y cuidado con las carreteras a la vuelta de las vaciones.
INGREDIENTES:
-1 l. de leche (en nuestro caso  kaiku sin lactosa.) 
-100 ml. de nata para repostería.
-150 grs. de azúcar.
-la piel de un limón mediano.
-7 hojas de gelatina neutra.
-150 grs. de arroz.
-una rama de canela.
Para la base:
- 20 unidades de galleta tipo María y 50 grs. de mantequilla 
sin sal a temperatura ambiente.
PREPARACIÓN:
  Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en un recipiente con agua fría. Lo segundo que haremos es forrar el molde desmontable con papel vegetal, para que se pegue bien el papel engrasamos con un poco de margarina, tanto la base como los lados. 
  Con la ayuda de una picadora, molemos las galletas, y mezclamos con la mantequilla derretida hasta crear una pasta que extenderemos sobre la base del molde. Igualamos bien. Introducimos en el horno 7 minutos a 150º, esto lo haremos para que a la hora de cortar la tarta, las galletas no se desparramen, y quede el corte perfecto. Dejamos enfriar.
  Ponemos al fuego la leche, la rama de canela y la piel del limón y la llevamos a ebullición. Añadimos el arroz y dejamos cocer a fuego medio unos 15 minutos, vamos moviendo para que no se nos pegue en el fondo del cacharro. Pasado ese tiempo añadimos el azúcar y cocemos de nuevo otros 15 minutos más. A continuación añadimos la nata y la gelatina bien escurrida, ligamos todo muy bien. Dejamos cocer otros 15-20 minutos más.
  Pasado ese tiempo, retiramos la canela y la piel del limón, volcamos en nuestro molde forrado. Una vez fría, dejamos que cuaje dentro de la nevera.
  A la hora de degustarla, espolvoreamos canela molida por toda la base de arriba. Desmoldamos y quitamos con mucho cuidado el papel vegetal. 
Esta tarta se prepararó con la leche que venía en la caja de este mes de Degustabox la caja sorpresa de productos; con la cual hemos realizado esta rica y fresquita tarta.

  Si quieres recibir una caja sorpresa con productos de gran calidad y nuevos en el mercado tan solo tenéis que ir a su página web pinchando aquí  .
  Y aún no acaba la historia, la caja sorpresa con productos de primera calidad cuesta 14,99 € peroooooo si ponéis este código: 34JOS os saldrá por 9,99 € gastos de envíos incluidos. 
 Desde las diferentes redes sociales podéis seguirlo:
Fuente: Cocinando en un rincón del mundo.
Receta elaborada por: Mila.