lunes, 25 de mayo de 2015

Garbanzos con bacalao a mi manera

  Me encantan los platos de "cuchareo" como lo llamamos por aquí, y sobre todo la combinación de las legumbres con pescados, carnes y verduras. Hoy toca un potaje de garbanzos con bacalao. El bacalao que utilicé para ello, me lo trajo mi cuñada Ani de Galicia; en unos de los viajes que hizo a tan bella tierra. Como me trajo un buen lomo en salazón, lo dividí en dos veces ya que era bastante grande; con una parte hice esta receta y el resto lo congelé para otras preparaciones. Decir que el sabor que le aporta el bacalao a la legumbre, hace que ésta esté aún  más rica y con un sabor a mar delicioso. Un buen plato para un buen comienzo de semana: ¡¡¡¡ Feliz Lunes a todos!!!!
INGREDIENTES:
- 1/2 lomo de bacalao en salazón (400 grs). 
- 250 grs garbanzos lechosos.
- 1 tomate maduro. 
- 1 cebolla mediana.
- 1 pimiento italiano mediano.
- 2 dientes de ajo grandes. 
- 2 hojas de laurel.
- 1 mata de hierbabuena (hojas y tallos). 
- 1 cabeza de ajo mediana. 
- 1 patata mediana. 
- Aceite de oliva virgen extra. 
- 1 cucharada bien colmada de pimentón dulce de la Vera. 
- Sal. 
PREPARACIÓN:
  Lo primero que tenemos que hacer en lavar el lomo en agua fría para quitar el exceso de sal que lleva, y lo colocamos en un recipiente hondo cubierto de agua para desalarlo. La pieza que utilicé necesitó 48 horas para desalar , ya que era bastante gruesa, con cuatro cambios de agua y siempre guardado en nevera. Si el lomo a cocinar fuera menos grueso con 24 horas es suficiente. 
  Una vez desalada la pieza de bacalao cortamos en forma de filete y reservamos. Mientras tanto, prepararemos un sofrito con la cebolla, el pimiento, el tomate y los ajos; para ello las lavamos bien y cortamos en trozos medianos. En un sartén honda, verteremos el aceite y una vez caliente añadimos las verduras, cuando estén listas, apartamos el sofrito en un vaso de batidora y dejaremos el aceite en la sartén. Añadimos el pimentón dulce a la sartén para que cocine un poco pero apartado del calor para que  no se queme. Verteremos medio vaso de agua al sofrito y batimos todo hasta que esté todo bien triturado. 
    En una olla a presión colocamos los garbanzos remojados de la noche anterior y sobre el vertemos el sofrito batido con el contenido de la sartén. Agregamos las hojas de laurel, la cabeza de ajos, la patata pelada cortada en trozos y la mata de hierbabuena; mezclamos bien y añadimos los trozos de bacalao. Añadimos agua hasta cubrir un poco los ingredientes sin sobrepasarse. Cocinamos en olla a presión primero unos 10 minutos, acabado el tiempo despresurizamos, apartamos los trozos de bacalao para que no se deshagan y comprobamos si la legumbre está tierna. Si no es así, giramos unos 5 minutos más. Finalmente destapamos la olla, agregamos de nuevo el bacalao y si estuviera muy caldoso, cocinaremos unos minutos más sin tapar para que evapore. Rectificamos de sal si fuese necesario. 
Receta elaborada por: Nina.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Charlota de Tarta de Queso (Charlotte Cheesecake)

  Hoy nuestro blog Desafío en la Cocina cumple tres añitos. El tiempo se me pasa tan rápido que casi no me doy cuenta. Esta vez para celebrarlo, hicimos un juego de 5 imágenes en que cada una de ellas escondía una propuesta elegida por cada blog desafiador. La propuesta elegida ganó por un voto y es esta que os traigo aquí la de nuestra querida Rocío.
  Es una tarta muy versátil, ya que para que sea una charlota tiene que ir recubierta por fuera de bizcochos, barquillos, galletas. Cuando salió la tarta para hacer, ya sabía de qué sabor la quería: de queso. Es que no lo puedo remediar me chiflan, y no me canso de ellas. Esta que os presento no necesita horno, pero hay que hacerla con antelación para que cuaje muy bien. Le puse una capa de gelatina porque a mis hijos les encanta; y la verdad que no quedó muy mal la combinación, me gustó mucho.
INGREDIENTES:
Para la tarta:
- 400 grs. de queso crema de untar.
-1 cucharada de vainilla líquida.
- 3 hojas de gelatina (7 grs.).
- 350 grs. de nata para postres 33% de m.g.
Para la base:
- 100 grs. de galletas.
- 50 grs. de mantequilla.
Para la cobertura:
- 1 sobre de preparado para hacer gelatina, de sabor fresa.
- Frutos del bosque para decorar (opcional).
- Bizcochos tipo soletilla.
 PREPARACIÓN:
  1.- Pesamos los ingredientes, así nos facilita la tarea. Forramos el fondo de un molde desmontable (16-18 cm), con papel de hornear. Para que se nos quede el papel pegadito, lo engrasamos.
  Picamos las galletas en una picadora hasta que se nos haga polvo, añadimos la mentequilla derretida y ligamos bien hasta que se nos quede como una pasta suave. La colocamos sobre el fondo de nuestro molde y alisamos. Horneamos a 160º unos 8 minutos. Dejamos enfriar. Una vez frío el molde, forramos los laterales con papel de hornear (esto nos ayudará que la tarta se pueda despegar sin problemas).
  2.- Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría, como unos 10 minutos. Mientras en un cazo colocamos el azúcar junto con la nata y lo calentamos, pero sin llegar a hervir. Cuando veamos que humea y vaya a romper el hervor, apartamos del fuego y añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. Movemos enérgicamente para que se disuelva bien, a continuación añadimos el queso crema y batimos con la batidora. Vertemos la mezcla sobre nuestro molde, y lo dejaremos toda la noche para que cuaje, ya que esta tarta tarda bastante.
  3.- Por la mañana, preparamos la gelatina siguiendo las instrucciones del envase. Dejamos que pierda el calor, que esté casi fría pero sin cuajar. Vertemos la mitad sobre nuestra tarta de queso, y la colocamos de nuevo en el frigorífico, hasta que la gelatina cuaje.
  4.- Una vez cuajada la gelatina, desmoldamos la tarta, y desprenderemos el papel de hornear, como se ve en la foto de arriba, cortamos los bizcochos de soletilla por la mitad y los colocamos alrededor de la tarta. Colocamos un lazo para que quede más vistosa, y adornamos como queramos, yo opté por unos frutos del bosque que por cierto, cómo manchan hasta el corte de la tarta se ve manchado por ellos.


   Si queréis ver todas las Charlotas que han hecho el grupo que componemos Desafío en la cocina, podéis verlo pinchando aquí  y os llevará a todas las tartas que han preparado nuestros compañeros.

   Después de tener el cupo cerrado de Desafío en la cocina, volvemos a admitir nuevos blogs. A día de hoy lo componemos 60 blogs de cocina y lo dejaremos abierto hasta llegar a completar 75 blogs de cocina. Si te apetece formar parte de este grupo puedes ponerte en contacto con cualquiera de los siguientes correos:
Carolina (Tomillo y laurel y otras cosas comer)
carolina71lopez@gmail.com
Mabel (A nadie le amarga un dulce):
mabelladeldulce@hotmail.es
M.Luz (Trasteando en mi cocina): 
trasteandoenmicocina@hotmail.com
Rocío (Chismes y cacharros):
rociosalan@gmail.com
Mila y Nina (La cocina de Camilni):
lacocinadecamilni@yahoo.es
Receta elaborada por: Mila.

domingo, 17 de mayo de 2015

Bizcocho de nata

  Hacía tiempo que no preparaba un bizcocho en casa, y mira que me gusta hacerlo; pero más me gusta comerlo. En casa somos  muy golosos y la verdad es que no paramos hasta que no le vemos el fín. Claro que después te viene ese pequeño remordimiento de que te has dado un lote de bizcocho tomándote el café pero..... es que estaba tan rico; y ya no hay vuelta atrás. En fin, una de las razones por la cual tardo en hacerlo, aunque todas las semanas mi marido me lo pida yo alargo el tiempo para no sucumbir a la tentación. 
   Este bizcocho es un bizcocho bastante grande tal cual las cantidades que abajo se indica; también podéis hacer la mitad de la receta. Ya os digo que sale enorme; así que si tenéis pensado quedar con amigos, hacer una comida con la familia y acompañar la merienda con un bizcocho; este es ideal porque sale bien grandote. Un bizcocho suave, tierno y sobre todo muy esponjoso. Para ello, he utilizado una nata nueva que ha salido al mercado: Mi repostería, de Central Lechera Asturiana. Es una nata especial para masas que le aporta esponjosidad y jugosidad al preparado, hay que tener en cuenta que no monta, sencillamente es para añadirla en nuestras preparaciones de masas que lleven nata en su preparación.
INGREDIENTES:
- 4 huevos.
- 200 ml de aceite de oliva virgen extra.
- 300 ml de nata Mi repostería
- 500 grs de azúcar blanco.
- La ralladura de un limón, solo la parte amarilla.
- 450 grs de harina de repostería, o especial bizcochos.
- 2 sobres de levadura. 
- Un poco de sal. 
Preparación en thermomix: 
  Previamente debemos precalentar el horno a 180 º y función turbo si la tenéis. Mientras tanto ponemos en el vaso de la thermomix todos los ingredientes menos la harina, la levadura y la sal. Mezclamos el conjunto batiendo 3 minutos en velocidad 6, cuando acabe el tiempo, añadimos entonces la harina, la levadura y la sal. Mezclamos la preparación con varios golpes de turbo 4 o 5 y terminamos de mezclar con la espátula. Vertemos la masa en un molde rectangular bien grande, engrasado con mantequilla y un poco de harina, o bien con papel de hornear. Introducimos en el horno durante 30 o 40 minutos o hasta que al pinchar el centro con un palillo este salga limpio. Desmoldaremos cuando esté frío y decoramos según gusto, yo lo decoré con azúcar glass. 
Preparación tradicional: 
  Se baten primero las yemas de huevo con el azúcar, y luego añadimos el aceite. Seguidamente la nata y la harina junto con la levadura; mezclamos bien hasta que quede una masa sin grumos y bien ligada; añadimos la ralladura de limón.  Aparte montamos las claras de huevo a punto de nieve, y la añadimos a la masa anterior mezclando con movimientos suaves y envolventes para que no se bajen. Ahora ya solo nos queda verterlo en el molde elegido bien engrasado y horneamos.  
  Si quieres recibir una caja sorpresa con productos nuevos en el mercado tan solo tenéis que ir a su página web pinchando aquí .La caja sorpresa con productos cuesta 14,99 € pero si ponéis este código: FWFWR os saldrá por 9,99 € gastos de envíos incluidos, la primera caja. Vamos una oferta que no os podéis perder.
 Desde las diferentes redes sociales podéis seguirlo:
 Receta elaborada por: Nina.
 Fuente: Las recetas de mamá.

lunes, 11 de mayo de 2015

Mermelada de moras silvestres.

     Si hay algo que realmente me gusta, es un buen desayuno con unas tostadas calentitas con un poco de mantequilla y una mermelada casera. La verdad es que así se disfruta el doble y comenzamos la mañana con buena energía y optimismo; ya sabéis que no tiene nada que ver una mermelada hecha por una misma que una comprada. 
     La mermelada que os mostramos está hecha con moras recién cogidas del árbol, concretamente de nuestra amiga Mª José; ella y su marido tienen en su campo un enorme moral que cada año salen estupendas moras. Cuanto más maduras están, más difícil es de manipular ya que el jugo de ellas se van derramando un poco poniéndote las manos bien manchadas. Así que provistos de guantes y una camiseta vieja se cogen fácilmente; sin tener remordimientos con la ropa. Dice el refrán; la mancha de una mora, con otra mora se quita. ¡¡¡Vamos hombre!!!....me río yo del refrán; es mancha muy difícil de quitar así que no comprobéis intentando quitaros las manchas con otra mora; evidentemente acabaréis más manchados aún. 
     Le agradecemos desde aquí a Mª José que nos permitiera cogerlas para hacer esta rica mermelada así que esta entrada de la semana se la dedicamos a ella y a su marido. Muchas gracias. 
INGREDIENTES
- 1 kg de moras silvestres. 
- 600 grs de azúcar blanco. 
- 2 cucharadas de zumo de limón. 
- 4 hojas de gelatina neutra.
PREPARACIÓN:
     Antes que nada debemos lavar un poco en agua las moras y colocarlas en un escurridor, si están muy maduras debemos tener cuidado de manipularlas demasiado.
Una vez escurridos ponemos en el vaso de la thermomix y trituramos 10 segundos, velocidad progresiva 5-10. Añadimos seguidamente el azúcar y las cucharadas de zumo de limón. Mientras tanto ponemos a hidratar las hojas de gelatina neutra en bol con agua templada, yo suelo partirlas por la mitad.
     Cocemos la mermelada, durante 30 minutos, 100º, velocidad 2.  Terminado el tiempo de cocción comprobamos la textura de la mermelada, dependiendo de como nos guste coceremos un poco más. Hay que tener en cuenta que las moras son frutos que contienen mucho líquido, si vemos que al acabar aún no está de nuestro agrado agregamos las hojas de gelatina hidratadas y cocemos unos 5 a 10 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2, vigilando por el bocal para que no se espese y consuma demasiado.
     Las moras a no llevar piel no contiene pectina, que es un espesante natural de la fruta; si fuese necesario aportar más consistencia a la mermelada podemos añadir al media manzana con su piel y trituramos cuando la mermelada haya bajado la temperatura. Tened en cuenta que cuando las mermeladas enfrían suelen espesar un poco más.
     Ahora solo queda envasarlas, para ello, solo debemos de hervir tarros de cristal y su tapa en agua hirviendo, unos 3 o 5 minutos es suficiente, cogeremos los tarros con unas pinzas largas de cocina, y con la mermelada aún caliente rellenamos hasta el borde del surco de la rosca; tapamos rápidamente y colocamos boca abajo para hacer el vacío hasta que enfríe por completo.
Receta elaborada por: Nina. 
Fuente: Libro imprescindible de Thermomix con algunas variaciones propias.

martes, 28 de abril de 2015

Pastel mágico o inteligente

  Un pastel super fácil de hacer, ya que aunque veáis capas, es un pastel muy listo y como por "arte de magia" él solito se separa cuando se está horneando.
  Aunque ya lo he preparado en muchas ocasiones, no lo tenía publicado, no es porque no quisiera sino porque se me olvidaba de hacerle la sesión fotográfica; aunque he de decir que salvé unos cuantos trocitos después de haberla llevado a una comida familiar. Eso sí, la tarta sale grandecita, y tiene una textura peculiar, la de arriba bizcocho, la de en medio es como una crema pastelera o algo así y la última es más consistente. Si queréis prepararlo, ya nos contáis. 

INGREDIENTES:
-250 grs. de mantequilla derretida.
- 2 cucharada de esencia de vainilla.
- 1 l de leche semidesnatada.
- 8 yemas.
- 8 claras a  punto de nieve
- 280 grs. de azúcar.
- 225 grs. de harina ya tamizada.
- la ralladura de un limón
PREPARACIÓN:
  En un bol  derretimos la mantequilla en el microondas con cuidado que no llegue a hervir, reservamos para que pierda el calor.
  Hacemos una crema espumosa con la esencia de vainilla, las yemas y el azúcar. Incorporamos la mantequilla y la leche. Ligamos todo muy bien, a continuación la harina, movemos de nuevo hasta que quede todo incorporado y por último la ralladura del limón. Reservamos.
  En otro bol montamos las claras a punto de nieve, hasta que veamos que hacen picos hacia arriba, eso será que está bien montada.
  Incorporamos en el bol reservado anterior las claras a punto de nieve con movimientos envolventes. Precalentamos el horno a 180º, volcamos la mezcla en un molde cuadrado o rectángular engrasado previamente, para que no se nos pegue el pastel.
  Horneamos 10 minutos a 180º, luego pasado este tiempo bajamos a 160º y seguimos horneando 50 minutos más. Pinchamos con un palillo para ver si está cocido el pastel, debe de salir limpio.
  Dejamos enfriar completamente y cortamos en porciones. Servimos con azúcar glass por encima.
La receta original  aquí.
Receta elaborada por: Mila.